Podes conocer la personalidad y el temperamento de un postulante con tan solo pedirle que escriba una carta; ¿Te gustaría enterarse si el postulante es honesto, responsable, decidido y/o  proactivo antes de tomar la decisión de contratarlo?


En esta nota describiré, cómo el análisis grafológico puede facilitar el proceso de selección identificando a la persona más adecuada para el puesto.

La grafología es una técnica de estudio que permite, analiza e interpreta cada aspecto de una carta manuscrita, con el objeto de identificar en los signos propios de cada rasgo, aspectos que permiten describir: la personalidad de un individuo, determinar características específicas del carácter, conocer la naturaleza de sus emociones, su tipo de inteligencia y aptitudes profesionales. 

Por lo tanto, como grafóloga, mi trabajo es interpretar y analizar el significado que hay oculto detrás de la letra, y transformar toda esa información en un reporte, que le permitirá al lector conocer mejor a la persona detrás del escrito.

Mediante un análisis grafológico se pueden identificar:

Patrones de comportamiento, el grado de honestidad, de ética y como reaccionará una persona ante diferentes contextos (agresión, estrés, toma de decisiones, etc.). 

Desde ya, no es una ciencia predictiva, por lo tanto, como grafóloga no podré saber que le pasará a una persona mañana, pero sí, con certeza podre describir cómo puede reaccionar la misma, si es sometida a estrés, ante una agresión y como se desempeñará en un rol de liderazgo. También podrá saber que tareas le resultarán más fáciles hacer, como será su proceso de adaptación, como responde ante la autoridad y como se siente ejerciendo autoridad, entre otros aspectos.

Cabe destacar, que la eficacia y eficiencia de esta herramienta dentro de un proceso de selección, estará condicionada por el grado de formación y entendimiento de quien realiza el análisis grafológico, en relación a recursos humanos y grafología. 

Si bien, todo grafólogo cuenta con competencias para poder analizar cada uno de los aspectos que componen un escrito, no todos cuentan con la formación y experiencia necesaria para comprender con claridad la dinámica de un puesto de trabajo. Por lo tanto, a mayor comprensión del puesto (misión, visión, tareas y alcance de las responsabilidades), más específico será el análisis y como consecuencia de ello la devolución. Otro aspecto fundamental para que un análisis grafológico brinde información de relevancia y utilidad, es poder comprender el contexto e interpretar al cliente (empresa solicitante del informe). 

Un error habitual de un grafólogo no especializado en recursos humanos, es generalizar el concepto de una competencia al momento de evaluar,  ya que en esa acción, se pierde de vista que cada empresa tiene su propia identidad y estilo. Por ejemplo: un líder de proyecto en una empresa IT, no es lo mismo, que un líder de proyecto en una empresa agropecuaria; cada estilo de liderazgo necesitará de ciertos rasgos de personalidad diferentes. Por lo tanto, para que un informe grafológico sea realmente una herramienta poderosa y valiosa en cuanto al tipo de información que brinda, será clave la experiencia y habilidad del grafólogo en interpretar la necesidad del cliente.

Otro aspecto valioso de este recurso, es que puede ser aplicado por el entrevistador durante el proceso de entrevista y es una técnica que no puede ser manipulada por el postulante; aún así, teniendo el postulante conocimientos de grafología, es imposible que pueda alterar la naturaleza de su letra.

Tal como se expuso en el inicio de esta nota, la grafología aplicada en  selección de personal es un aliado, ya que le permite:

  • Contar con un informe detallado sobre las competencias reales del postulante, su personalidad y temperamento, con tan solo el análisis de su letra y firma (carta presentación manuscrita).
  • Agilizar el proceso de selección, ya que la carta manuscrita puede ser solicitada por usted al candidato,  durante la entrevista de selección de personal.
  • Una misma metodología aplica a todos los niveles jerárquicos.
  • No tiene limitaciones geográficas; la carta manuscrita puede ser solicitada directamente al postulante.
  • Es una modalidad muy discreta y no invasiva.

Publicado: MiBucle