Qué significan los distintos aspectos de la letra y cómo se interpretan los distintos trazos. ¿En qué medida influye la disminución de la escritura a mano?

“La letra refleja el nivel evolutivo emocional e intelectual de las personas, por tanto, ésta va cambiando conforme pasan los años”, señala la grafóloga y licenciada en recursos humanos Marcela Milesi. “El análisis grafológico es una radiografía que habla de quién es la persona en términos de cómo es su estructura emocional y capacidad intelectual. Esto es válido tanto para niños como para adultos».

«Puede analizarse la estructura de personalidad de un niño cuando éste comienza a realizar sus primeros trazos, conforme a la presión, la dimensión, el estilo de trazo y la ubicación según la disposición de estos en la hoja”. ¿Qué aspectos pueden analizarse de la letra y la escritura de los niños? ¿Se analiza diferente de cómo se estudian los trazos de los adultos? ¿Qué expresa de su personalidad?

“El análisis de la escritura es aplicable a cualquier edad: desde que empieza a escribir hasta el final de la vida de las personas; no hay una manera de estudiar a niños y otras, a adultos. En cambio, en el dibujo sí, depende de la edad van a tener determinados significados sus trazos”, explica Francini Suárez Elizalde, grafóloga y docente a cargo del curso de Grafología infantil de Capacitarte.

Y agrega: “La grafología permite que, a través del análisis de grafismos (letras y dibujos), podamos descubrir qué refleja mi escritura sobre lo más profundo de mi personalidad. Es muy loco pensar que, con algo tan simple, que realizamos muchas veces de forma mecanizada, me ponga al descubierto por completo”.

“La grafología permite que, a través del análisis de grafismos (letras y dibujos), podamos descubrir qué refleja mi escritura sobre lo más profundo de mi personalidad". Foto: ilustración Shutterstock.

“La grafología permite que, a través del análisis de grafismos (letras y dibujos), podamos descubrir qué refleja mi escritura sobre lo más profundo de mi personalidad». Foto: ilustración Shutterstock.

Escribimos menos…

En esta época en la que predomina la comunicación digital y escribimos menos a mano y más en la computadora o el celular, ¿en qué medida afecta al análisis grafológico el hecho de perder un poco la “práctica”? “Se cree que hoy la grafología está en peligro, pero es todo lo contrario: cuanto menos la persona escriba, el día que lo haga va a fluir de forma espontánea todos sus rasgos más profundos. El hecho de que no esté acostumbrada permite que su letra no presente gestos mecanizados y eso, para los grafólogos, es fundamental”, dice Francini.

Milesi, también coach y profesional con veinte años de experiencia, coincide: “La falta de ejercitación en realizar cartas manuscritas y el escribir más digitalmente hace que nuestra escrita sea quizás un poco más lenta o tosca; ahora bien, eso no impacta en la interpretación del rasgo, en términos que quien tenga un temperamento más colérico, nunca escribirá como alguien flemático. Es decir, la tendencia a tener letra redondeada o angulosa permanecerá si es algo caracterológico, más allá de la estética o fluidez de nuestra letra por la falta de práctica”.

La unión de letras es llamada coligamento y refleja cómo es su relación con el entorno más íntimo (amigos, pareja e hijos). Foto: ilustración Shutterstock.

La unión de letras es llamada coligamento y refleja cómo es su relación con el entorno más íntimo (amigos, pareja e hijos). Foto: ilustración Shutterstock.

¿Cómo se expresa la personalidad a través de los trazos?

“La personalidad y temperamento quedan plasmados en cada uno de nuestros trazados, como así también en el uso del espacio (hoja) y la disposición de la misma. Una carta manuscrita (sea esta en letra cursiva o imprenta) reflejará, entre otras cosas, en el cuerpo de ésta, nuestro comportamiento social y, en la firma, nuestros rasgos más íntimos”, señala Marcela Milesi.

“Hay aspectos grafológicos que son caracterológicos, los cuales se asocian -entre otras cosas- con nuestro temperamento de base; otros son netamente circunstanciales. El análisis grafológico contempla el factor estadístico, por consiguiente, un rasgo aislado, como puede ser una línea de trayectoria levemente ascendente, puede estar indicando que la persona está ansiosa; lo que responde -al ser un solo aspecto- a algo netamente circunstancial. Ahora bien, si se observa una línea de trayectoria ascendente, con rasgos acerados, angulosos, etc. nos está indicando algo más profundo relacionado con su temperamento”, desarrolla la grafóloga y coach.

Y continúa: “El análisis grafológico debe contemplar el todo y las partes, como así también es estadístico, no interpretativo. Cada aspecto gráfico tiene una connotación y es la sumatoria de estos aspectos y la frecuencia con la cual aparece en el escrito, lo que establece un indicador. Desde ya, también es importante contemplar en qué parte del escrito se acentúa, ya que ello nos permite observar un aspecto de la estructura de su personalidad en particular. Es decir, si los rasgos observables están ubicados en la derecha y centro de la hoja solamente, ello está vinculado a respuestas emocionales en particular con las relaciones interpersonales y proyección”.

La letra representa a la persona que escribe. Foto: ilustración Shutterstock.

La letra representa a la persona que escribe. Foto: ilustración Shutterstock.

¿Es posible “mentir” en la letra?

Las grafólogas dicen que no se puede”falsificar” la letra. Francini desafía: “¡Probá en tu casa hacer la letra de otra persona… ¡Terminás haciendo la tuya!”

Marcela Milesi explica que el análisis grafológico contempla cada uno de los aspectos, hasta los más mínimos de la escritura: “Por consiguiente, es prácticamente imposible ocultar quiénes somos. Un aspecto gráfico será evaluado desde diferentes perspectivas y considerando más de una variable. Por consiguiente, si la persona es terca, inevitablemente ello quedará expuesto. Como así también quien miente, roba, distorsiona u oculta la verdad, también queda expuesto en un análisis grafológico realizado por profesionales calificados”.

La firma se analiza de forma separada al resto del texto y representa lo más inconsciente de la personalidad. Foto: ilustración Shutterstock.

La firma se analiza de forma separada al resto del texto y representa lo más inconsciente de la personalidad. Foto: ilustración Shutterstock.

Grafología y personalidad: significados de los trazos

A continuación, Francini Suárez Elizalde explica algunos de los aspectos principales del análisis grafológico y cómo se interpreta su significado:

La hoja en blanco significa la vida; hay personas que escriben pocos renglones, otros que abarcan toda la hoja. Foto: ilustración Shutterstock.

La hoja en blanco significa la vida; hay personas que escriben pocos renglones, otros que abarcan toda la hoja. Foto: ilustración Shutterstock.

La hoja en blanco en la grafología

La hoja en blanco significa la vida; hay personas que escriben pocos renglones, otros que abarcan toda la hoja. Esto nos va a decir qué hacen con esa vida: ¿la aprovechan o no logran avanzar? Con el análisis de otros aspectos descubrimos el porqué.

Cuando analizamos un texto, hay aspectos que observamos en todo el texto y otros que analizamos sólo los tres primeros renglones (parte consciente, lo que el escribiente quiere que vean de él) y, por otro lado, los 3 últimos renglones (parte de su inconsciente: lo que realmente es).

La personalidad y temperamento quedan plasmados en cada uno de nuestros trazados, como así también en el uso del espacio (hoja) y la disposición de la misma. Foto: ilustración Shutterstock.

La personalidad y temperamento quedan plasmados en cada uno de nuestros trazados, como así también en el uso del espacio (hoja) y la disposición de la misma. Foto: ilustración Shutterstock.

La firma en la grafología

La firma se analiza de forma separada al resto del texto y representa lo más inconsciente de la personalidad; muchas veces revela aspectos escondidos que el mismo escribiente desconoce.

En nuestra vida sucede que nos cuestionamos nuestra firma, la queremos cambiar, y eso significa que ya no representa lo que soy. Algunas veces estos cambios son imperceptibles, rasgos muy sutiles que hacen creer a la persona que siempre firma igual, pero que los grafólogos lo notamos, y en ellos se reflejan cuestiones muy profundas.

Las grafólogas dicen que no se puede”falsificar” la letra. Francini desafía: “¡Probá en tu casa hacer la letra de otra persona… ¡Terminás haciendo la tuya!” Foto: ilustración Shutterstock.

Las grafólogas dicen que no se puede”falsificar” la letra. Francini desafía: “¡Probá en tu casa hacer la letra de otra persona… ¡Terminás haciendo la tuya!” Foto: ilustración Shutterstock.

La letra en la grafología

La letra representa a la persona que escribe, depende cómo haga la letra (cursiva o imprenta, por ejemplo), va a decir que tipo de personalidad tiene.

La unión de las letras en la grafología​

La unión de letras es llamada coligamento y refleja cómo es su relación con el entorno más íntimo (amigos, pareja e hijos). Por ejemplo, si predomina la unión, se tratará de una persona comunicativa con el entorno; cuando la letra presenta muy pocas uniones entre sí, le cuesta comunicar lo que le pasa, en general, persona reservada e introvertida.

Las palabras en la grafología

Las palabras simbolizan mis ideas, mis proyectos; la distancia que se deja entre las palabras nos indica el tiempo de reflexión o impulsividad entre lo que pienso y hago. Algunos ejemplos:

  • Clara: la distancia entre una palabra y otra es normal; puede reflejar una continuidad entre el pensamiento y acción;
  • Concentrada: disminuye la distancia entre las palabras; refleja que la persona no se toma el tiempo suficiente para pensar antes de actuar;
  • Confusa: las palabras chocan entre sí; esto muestra una persona impulsiva, “lo pensó lo hizo”, no mide las consecuencias;
  • Espaciada: cuando la distancia es mayor a lo normal, nos muestra una persona que piensa demasiado las cosas, y tiende hacer más teórica que práctica. Puede ser por miedo, precaución o demasiada reflexión.

Cuando se analizan las palabras, se observa cada distancia entre palabras, en los 3 primeros renglones y en los 3 últimos. Y vemos cual predomina en cada uno de ellos.

Los renglones representan las normas de adaptación social, la línea de la realidad. Foto: ilustración Shutterstock.

Los renglones representan las normas de adaptación social, la línea de la realidad. Foto: ilustración Shutterstock.

Los renglones en la grafología

Los renglones representan las normas de adaptación social, la línea de la realidad. El contacto de las letras en él determinan si la persona tiene, o no, un buen sentido de su realidad. La distancia entre renglones nos brindara cómo se maneja en su entorno social (trabajo, con sus vecinos, etc.)

Los márgenes de la hoja en la grafología

En grafología, los márgenes son los límites que tengo para desarrollarme en la vida. Cada uno representa lo siguiente:

  • Margen superior: representa a la persona que va dirigido el texto (por eso cuando te postules a un trabajo en tu carta presentación siempre poné a quien va dirigido el texto).
  • Margen inferior: muestra mi autocontrol, gusto estético y, sobre todo, mi predisposición a los cambios. Hay personas que cuando llegan al final de la hoja, en vez de pasar a otra hoja prefieren seguir escribiendo en los costados o todo amontonado al final, eso refleja el miedo a los cambios, lo que va a limitar mucho su futuro.
  • Margen izquierdo: representa el pasado, las experiencias vividas y también la familia de base (papá, mamá); cuando la persona se aleja mucho de este margen demuestra que algo de su pasado lo está afectando, viendo otros rasgos podríamos determinar qué lo causa.
  • Margen derecho: es el futuro, sus proyectos, el avance, o no, hacia ese lado de la hoja deja de manifiesto cómo llega a sus metas y los límites que se pone la misma persona, lo cual no le permite avanzar.

Play VideoVideo: Tipos de letras según la grafología

¿Qué se analiza de las letras en la grafología?

En cuanto a la letra, se analiza existen múltiples variables (angulosas, filiformes, simplificadas, etc.). Un par de ejemplos en cuanto a la forma:

  • Predomina la curva: personas flexibles, espontáneas, que tiene mucha facilidad de contacto, pero que le cuesta mucho poner límites, y muchas veces permite cosas que no debería.
  • Predomina la recta (imprenta): personas poco comunicativas; lo seduce la inteligencia de las personas, no se llevan por los sentimientos. Muchas veces son diferentes con los demás.
  • Sobre la altura de la letra: el tamaño de las letras brinda el pilar fundamental de la personalidad, su autoestima. Si la letra es pequeña, presenta falta de confianza en sí mismo, habla de una persona reservada. Si la letra es muy grande, hay una exageración de la valoración de sí mismo, va a ser una persona expansiva, abarcativa.
  • En referencia a la inclinación (hacia dónde van las letras), si la gran mayoría de las letras van hacia la derecha, habla de una persona sociable, expansiva; si, por el contrario, predominan a la izquierda la persona es tímida; muy a la derecha, habría un problema de contacto social que la persona debería tratar; y si las letras están casi verticales, habla de una persona poco flexible, que no puede adaptarse a los demás.
  • Sobre la presión (la cantidad de tinta que presentan las letras), este aspecto en particular nos habla, entre otras cosas, de la salud del escribiente: a través de la carga de tinta sabemos el caudal de energía que poseen las personas; también es un indicador de adicciones (depende algunos rasgos particulares).

La suma de las partes

Francini explica que éstos son sólo algunos de los numerosos aspectos que se analizan de la letra (son 194 en total), además de estudiar la firma en forma separada. Por eso, remarca que las personas no solo son su forma de letra, sino que son la sumatoria de todos esos aspectos.

Cierra Milesi: “Lo único que puede ser interpretado de manera aislada y sólo a título informativo son los arquetipos, es decir, aquellos símbolos que tienen su significado en sí mismo (tales como el dibujar frecuentemente un sol, una casa, una flor, etc. desde el enfoque de garabatos). No se recomienda realizar un análisis e interpretación de rasgos gráficos en forma aislada, dado que la interpretación es correcta cuando este rasgo se analiza conforme a los otros aspectos del escrito. No nos habla del mismo tipo de personalidad un círculo o flor en reemplazo del punto de la letra i en un adolescente que en un adulto, en una letra curva que en una letra angulosa”.

Nota publicada en Clarin